Osasuna-Sevilla F.C.

Campo de San Juan. 23 de Junio de 1935. Partido de vuelta de las semifinales de la Copa de España, en la ida el Sevilla F.C. vence 4-1. El partido no se pudo terminar, «batalla campal».

El encuentro es suspendido en la segunda parte con el marcador de 0-1, clasificándose los sevillistas para la gran final de Copa.

Recogemos las crónicas de la época que explicaban lo sucedido: » No nos atrevemos a estampar que el partido era de fútbol… para no ofender al fútbol. Los dos enviados especiales hemos regresado a Madrid sanos y salvos, pero el material de nuestro reportero gráfico sufrió cruentos destrozos en el trascurso de la batalla…». «En el campo de San Juan que normalmente apenas caben 7.000, había ¿12.000 o 15.000?»

Tras dos goles anulados a Osasuna: «A todo esto el público estaba excitado. Comenzaron a tirar piedras a los jugadores del Sevilla. Luego emplearon como proyectil de grueso calibre botellas de gaseosa. Y, finalmente, utilizaron un nuevo sistema: el de lanzar con tiragomas perdigones de gran tamaño

El equipo sevillano tuvo que salir escoltado por la «Guardia de asalto»