En la temporada 1916/17 el Sevilla F.C. se proclama Campeón de Andalucía, al ganar la final por 4-0 al Real Recreativo. La crónica del Heraldo Deportivo nos hablaba del juego del Sevilla: «los sevillanos despliegan un hermoso juego, de combinaciones, de verdadero fútbol, cátedra, en una palabra»  y destacaba a dos jugadores el Sr. Otero y el Sr. Gómez (Spencer).

Tras la consecución del título regional el Sevilla tenía que enfrentarse al campeón de la zona centro, el Real Madrid, el primer partido en Madrid y la vuelta en Sevilla. Antes del primer partido el Diario La Acción se hacía eco de cómo era el ambiente en Madrid, tanto en los jugadores como en los aficionados madrileños: «Nuestro corresponsal deportivo en Sevilla nos dirige una carta de la que copiamos los párrafos siguientes: «Según tengo entendido por amigos recién llegados de Madrid, entre los jugadores del Madrid y los aficionados en general se comenta con pitorreo nuestro próximo encuentro, y hasta el capitán del Madrid, el Señor Laserna, se ha permitido decir que para este partido piensa poner a los jugadores de su equipo en puestos trocados, esto es, que Sotero jugará de portero; Eulogio, René de zagueros y así por el estilo. Yo creo que a esto no hay derecho…; hay que tener en cuenta que nosotros no vamos a Madrid con pretensiones ningunas, y que nuestro deseo es solamente jugar estos partidos para fomentar el fútbol en nuestra región, y al mismo tiempo que nuestros jugadores vayan aprendiendo en estos encuentros con equipos tan superiores. Nosotros damos la voz de alarma desde estas columnas. No creemos, ni podemos creer que el Madrid haga semejante cosa, pero sabiendo el estado de la opinión sevillana, estamos seguros de que el señor Laserna extremará sus precauciones a fin de que los forasteros no se crean humillados en lo más mínimo.»

Había mucha diferencia en aquel entonces entre los dos equipos, y lo que se pedía desde Sevilla era respeto por el deporte. El primer partido lo gana el Madrid por 8-1, dejándose ver la diferencia real entre los dos equipos. Se tenía que jugar la vuelta en Sevilla para dilucidar quien seguía disputando el Campeonato de España. 

¿Qué pasó en la vuelta?, vean los titulares de algunos diarios de Madrid, más concretamente del Madrid-Sport del día 22 de marzo de 1917.

De esta forma lo expresaba «Ordoño», periodista del Madrid-Sport: «No existe palabra más apropiada respecto a lo ocurrido en Sevilla con nuestro campeón, con nuestra esperanza, desvanecida por un telegrama que nos dañó la vista, la ilusión y el amor propio de centrales. Es triste y lamentable poner los ojos en un once innegablemente valioso. Es muy desairado defenderle a capa y espada, como el número uno de nuestros equipos, para después dejarnos destrozados, confundidos en un rincón de Teléfonos, sin creer lo que aquel papel nos decía; dos por uno. ¡Perdimos!».
En esta ocasión no ponían ni excusas: «Todo cuanto dijeran tenían razón. ¿Qué refutarles? No caben sorpresas en dos fuerzas completamente distintas con público correcto y referee imparcial. El ridículo, y nada más.
 
El Sevilla FC ganó el partido por dos goles a uno. «Nunca pudimos imaginar que el equipo de principiantes, según un revistero madrileño, pudiese vencer al futuro campeón de España.»
 
Los héroes de la proeza fueron: Díaz, Trujillo, Rull, Tornero, Otero (er niño Vega), Pérez, Cruz, Lecomte, Alcocer, Spencer y Ramírez.
 

«El Sevilla F. C. vence al Madrid por dos goles a uno. A las cuatro de la tarde, hora señalada para dar comienzo al segundo match de la eliminatoria del Campeonato de España, hay en el campo un lleno rebosado. Multitud de espectadores presencian el encuentro de pie por haberse agotado todas las sillas. Por la parte afuera, una enormidad de público lo presencia subido en carros, verjas y árboles. El conjunto ofrece una bella perspectiva, destacándose como último espectador La Giiralda.» Diario Madrid-Sport, 22/3/1.917

«El Sevilla venció al Campeón del Centro. ¡18 enero 1917! Qué tarde más memorable.»

 

Como curiosidad del partido nos encontramos que uno de los liniers fue Kinké. «Tengo que dejar consignado que por el Sevilla está de linesmen un señor que por su vestimenta es Joselito el Gallo, con su sombrero ancho y echadito al lado ¿eh? ¿Saben ustedes quién es? Armet (Kinké) el que llamaron el pichichi catalán, el mejor delantero de Barcelona, que está con nosotros. El que más tarde se convertiría en el primer crack del Sevilla FC.

 

El partido de desempate lo gana el Madrid por 4 a 0 y nos apea de la eliminatoria, pero en la historia quedará el ridículo hecho por el equipo de la «capital de España», por soberbia y menosprecio del rival, dos factores que nunca pueden faltar en el deporte y de como ya por aquel entonces los medios (prensa escrita) de la época formaban parte del R. Madrid.